Querida Falabella

Vengo del país de los vivos, no de los bobos.

Hace dos días pensando en comprar una loza (vajilla), entré en unas 7 páginas web revisando mis opciones; pero me dije: “siempre terminas comprando en Falabella“. Cuando encontré una loza hermosa, decidí pagarla y esperar el día de hoy que llegara.

Me emocioné cuando sonó el timbre porque sabía que había llegado. Firmé la orden y aunque vi que la caja era bien pesada, me dispuse a abrirla. En eso me doy cuenta que hay dos cajas aparentemente iguales en su interior. Voy sacando papel y cartón por el medio de la casa y en efecto, las dos cajas eran iguales, tenían exactamente el mismo contenido.

Aquí vino el dilema. Tenía dos opciones.

Revisé la Orden de Compra y parecía que en la cadena de despacho, alguien de sus 13773 empleados, había enviado la orden repetida. Falabella fue escogida este 2014, de número 22 de las Mejores Empresas para Trabajar en Chile. El estudio está enfocado a la excelencia en el lugar de trabajo y a las prácticas de liderazgo.

Dije: “Entre que llamo a un Call-center y le explico a alguien el caso, mejor escribo en el Twitter”, que está demostrado que -en muchos casos-, responden de una forma efectiva. Escribí:

Sí, se lo que pensaron.

En el interín, en mi mente y en mi corazón navideño no podía pensar en que se lo iban a cobrar a alguien y menos al señor que me hizo el despacho, porque fue increíblemente amable. Suena lógico pensar que cuando algo te “llega” gratis, te lo quieras quedar; fue como un fear of missing out por perder una vajilla que era mía pero que no era mía.

Para haber sido escogida como una de las mejores empresas para trabajar en Chile, al menos me esperaba que al contactarlos me dieran las gracias. Me sentí triste al saber que la persona que me contactó para retirar el producto doble no haya sido capaz de haber dicho siquiera: “Gracias, señora”.

¿La honestidad no se agradece?

Hoy, un cliente, no se sentó a quejarse de sus servicios.

Hoy un cliente no se dirigió a Ustedes faltando el respeto.

Hoy, tenían una buena oportunidad para demostrar el liderazgo.

Hoy sus empleados son protagonistas de errores que no solo cuestan dinero sino clientes.

Mi honestidad vale más que una loza.

¡Feliz Navidad!

Lelo Quevedo

logo-facebookFacebook: Lelo Quevedo
instagram
Instagram: @leloquevedo

2 comentarios en “Querida Falabella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s